LA TRAGEDIA DE LAS KARIES/MarKo Tobar Mier (*)

IMPULSO DEL DESPRENDER LA CONTINUIDAD


Por Pablo Flores

Una tragedia repercute en la expresión de la imposibilidad, de asemejar la trayectoria con el que es emitido un origen de catástrofe, aunque tienden a dispersarse por interminables. La representación de ambas dispone la vibración de la versión primitiva de lo apresado contra el flujo de las formas supremas en la distinción de lo devoto y maternal. El hecho de la constitución de un cuerpo poético cuestiona ese combatir incurrido en la formación estética del ser humano, la resonancia transmitida del aislamiento de la disrupción de la relatividad, a lo que la tragedia en efecto de respuesta a sí misma allega al propósito de convergir su génesis. Así, basándose en la continuidad de desprender, “La relatividad de una bala depende de su posición, (….) el cuerpo de un niño”, Marco Tobar aleja superposiciones para esclarecerse en un proceso evolutivo a la inversa de la disimilitud de lo humano, para encarar el verdadero sumergimiento de las piedras en las palabras. “no es una estrella de pop, sumergiendo las piedras que no respiran el cupo ilimitado”, Marco encuentra en el intento del presagio a un hallazgo de tierra fuera de mar: “la tierra no existe hasta que no exista”. Existe también la anticipación de los actos que suceden al mismo tiempo, enfatizando un ritmo de secuencia desde un plano narrativo, un dictado de los sueños y el paraje de agudeza desde lo particular hasta la identidad microscópica.

La intención de develar el regimiento en la experiencia acude a la Tragedia de las Caríes, como emblema de la premisa en cada lasitud a partir del desamparo.



LA TRAGEDIA DE LAS KARIES
(fragmentos)

Muérete de la estática 



Significativa conclusión nasal…


Como ellos usan desodorante de noticiero, sus madres no sienten el hedor.


La relatividad de una bala depende de su posición, la recamara, el cañón, del viento, del cuerpo de un niño.


Las patrullas gritan de calor como las ambulancias, diferente al silencio del carro recolector de muertos.


El cadáver depende de su estatus y de eso la prisa en recogerlo, los hay decúbito dorsal y sentados, frescos y en rigormortis , los hay de Sudamérica, Europa, Haití o Estados Unidos, los tristes son fantasmas, pero nada como un muerto con fama.


En relativa paz, duermen mis hijos entre lágrimas de otro. La realidad envuelve, cuando, “naturaleza humana”, no es una estrella de pop, sumergiendo las piedras que no respiran el cupo ilimitado.


¿Qué miras?... el verde azulado relámpago, en el violento silencioso del kinde


O tu reloj…


¡Muérete de la estática!


La violencia es un tren con puntos suspensivos, la culpa es un proceso evolutivo, por el cual el ser humano eliminó la regurgitación voluntaria y la sociedad la remplazo con anorexia.


Para que un hombre muera, es necesaria la gravedad ponzoña y la avispa marina del tiempo.


Para matar a un hombre, necesitas una bestia calculadora y sus hordas de uniforme.


Son trompos quietos los disparos de la ONU.


Y como en Palestina, las balas y orugas luchan plasma triste, su sabana invade la frontera roja de su piel casual, quemada y purpura.


Corren por los más pequeños, heridas, sus padres corren y la noche quema su autobomba.


Es la diferencia abismal entre música clásica y vieja, la afinación del oído la moda o solo la costumbre.



Bulla



Kitu púrpura

lluvioso ejercito del mirlo llorón. Protesta peina cresta de loro, focos muertos entre piedras voladoras,

los gases atoran la succión de ideas barbonas.

Cantador anarco: Flaco y negro exige rojo, fulmina gobiernos metrallando acordes el parque (sin el arbolito),

refleja el ronko poeta sus sílabas, el dedo del medio al norte fascista.

Los niños exigen sablazazos de libertad, quieren extraviarse de los huecos de sus zapatos, fugar de su escuela de hadas , los pies callosos caminan, la escasa verdura quemada de brea, en el semáforo en rojo.

Negro fancín, circular sin butaca vertiendo alcohol encendido, elásticas las flores que no han dejado el tallo del suelo, persiguiendo, siendo perseguíos por la variedad antimotines; flores vendidas apestan a violación del día de los novios, en manos de el espectador incapaz de gritar lo que piensa debería ser gritado.


Smog


Para los peces, el aire no existe hasta levantar la cara,


no existe hasta sumergir la cara para los demás,


el agua no existe para los muertos


El cielo no existe para los ciegos,


ni para los conductores de mercedes;


la tierra no existe hasta que no exista.

 
 
 * MARCO TOBAR
         KITO-1984

Miembro del Kolectivo Murcielagario
Integró los Talleres de Literatura de la Casa de la Cultura Ecuatoriana

A participado en:

MAMITICOS, recital poético lumpezko, Quito, 2011
19º Encuentro de las Nuevas artes/Feria del libro y recital internacional de poesía de Riobamba
I Feria del libro de la Universidad Católica de Quito, 2010

ACERKA DE LA KOLECCION "GUAMBRA MALCRIADO"





La Editorial Kartonera Murcielagario les da a conocer los trabajos de su KolecciÓn GUAMBRA MALKRIADO. La misma que se compone de seis nuevos autores tanto en poesía como en narrativa.


AGUSTÍN GUAMBO
POPEYE`s Sea
(poesía)

PABLO FLORES
PIN PON O LA SEQUEDAD DE LAS ESTRÍAS
(poesía)

JORGE DÁVILA VÁSQUEZ
RUMORES DE MÚSICA
(cuento)

CRISTIAN LÓPEZ
LLANTO AL PADRE
(poesía)

LUCÍA MIRANDA
JUGUETES DE NADIE
(cuento)

MARKO TOBAR
LA TRAGEDIA DE LAS KARIES
(prosa-poética)


Como dijimos nuestra propuesta no es aséptica, ni se emparenta con la lógica racional cultivo-elitísta de esta, nuestra franciskana ciudad, ni mucho menos acepta el canon oficialista 

Estos libros han sido trabajados bajo las piedras
estrangulando los vertices de la realidad


COMO EDITORIAL
ESTA ES NUESTRA INVITACIÓN

POETAS-PROLETARIOS DEL MUNDO (o de lo que queda)

DEJAD DE MIRAR LOS DEDOS GORDOS DE LA LUNA
DE PENSAR EN LAS CONCUBINAS DEL SOL

VOLVED EL ROSTRO Y LA PLUMA
AL MUERTO SIGNO
A LOS DESCALZOS DE MAR
A PUTEAMADREAR
LA CONCIENCIA DE LA DIVINA CULTUREZKA

QUE LA POESIA SEA COMO EL PAN
QUE ESTE EN LA BOCA DE TODOS

UNIÓS PERO NO REVOLVAÓS
QUE LA CAMA ES ESTRECHA

ULTIMA LLAMADA
PORQUE AHORA SI
EL QUE SE QUEDO SE QUEDO ...


SALUD Y LIBERTAD...




POETAS ECUATORIANOS EN MEXICO...


EN LA REVISTA CULTURA DE VERACRUZ, Freddy Ayala Plazarte (Latacunga, 1983) ubica una selección de su obra poética bajo el título “Con un manuscrito en el horizonte”.



ÉXODO  EN EL HORIZONTE

La tarde proyecta su sombra  encima de un traje fusilado
en la mente solo cabe el indescifrable
s-i-s-t-e-m-an-u-m-é-r-i-c-o del tiempo
mi dedo meñique gira
                                                       hacia atrás
 la perilla del horizonte 
en la arena funge el desconcierto de los talones
arranchan mis uñas la espera de las algas

dejo el ansia de mis palabras
 en el estanque del sombrero
un escenario de tramoyas sueltan la carcajada del amor
inerte el sueño de mi abuelo en la madera
        congelando su respiración en el kilómetro cero  

rompe la luz
la dirección de una cometa
en mis manos subsiste el esquema del carrizo
ahora la cometa es un –o–c–t–a–g–ó–n– de garabatos 

Nadie atraviesa el sentido de las canas
la lengua del zapato retiene el manso avance de un pie 



LEJOS DEL OJO

Yace la pisada de un duende en la humedad del bambú
escasea el líquido de la mirada
Por  la carretera
se despabila en circunferencias un moño
El horizonte fatiga una sobredosis de recuerdos
un escarabajo halando el áspero tinte del ojo izquierdo

tambalea un girasol en las partituras de la luz
excavo el ritual de la lejanía
pero dentro de la puerta
enloquecen las aldabas  
aún no cruzo la invención del amanecer

Se van a la montaña
las prótesis del silencio 
y el hombre solo piensa abrigar su conciencia en la candela
solo arriesga la memoria junto a su palabra
en ocasiones pregunta su anterior sueño al axioma del tiempo

Desenvuelve la oruga de un trapo
la astilla desfigura la imagen del fuego
Ya un átomo detenido en la supuración del ojo derecho

el agua debilita el filamento de mis pelos
a doce leguas se divisa el bigote de un hombre
descascarando su fémur en la arena  
aplastando con su zapato el impacto del aguacero


En la pizarra escritas las tres edades
que debe alcanzar un niño
y dos maderos turbando los cuatro signos del mundo
Metafísica del atardecer
cuando los anillos socavan la carne de mis dedos
asimilo la distancia de tres puntos. . .suspensivos  con mis uñas
sobre la mesa los peces han abortado el tranquilizante del anzuelo

Afuera del ojo
la pestaña labra una cárcel de líneas
un perro embotella en el hocico la partida de su instinto
con un crayón invento la desidia del solsticio 
Regreso a la esquina de otro tiempo
sopla el Mar Muerto una mariposa a las rieles
y  crece la evanescencia de un pétalo
encuentro en la tierra
las almohadas todavía hundiendo mis pómulos
donde mis fosas nasales han perturbado
el sueño de un ácaro
No obstante
Ya amanece
               Y permanezco ocultando la cabeza entre las canas
                a espaldas del apolillado ojo de una muñeca



PARA MAS INFORMACIÓN LES DEJAMOS EL LINK DE LA REVISTA

http://nuevaepoca.blogspot.com/