Qhapaq Ñan: La Escuela de Sabiduría Andina

INVITACION A UN ENCUENTRO CONVERSATORIO CON JAVIER LAJO

HORA: 18:00 pm
LUGAR: KSA DE LA KULTURA (Sala donde se dan los talleres literarios)
DIA: LUNES 27 DE JULIO DEL 2009




JAVIER LAJO


Comunidad de Pocsi del Pueblo Puquina, ubicada en las alturas de Arequipa, en el Perú. Ha seguido estudios de Economía y Sociología en la Universidad de Chile en Santiago; terminó Economía en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).
Es dirigente y promotor del movimiento indígena peruano; co-organizó en noviembre de 1997 el I Congreso de Pueblos Indígenas del Perú,
Cusco, donde se crea la Conferencia Permanente de los Pueblos Indígenas del Perú(COPPIP); ha sido también responsable del Comité Organizador de su II y III Congreso, este último realizado en Marzo del 2005 en Huamanga-Ayacucho, evento que significó el nacimiento de la Confederación de las Nacionalidades Indígenas del Perú (CONAIP) y finalmente del Movimiento al Socialismo Andino Amazónico (MASA), del cual es
actualmente Presidente de su Comisión Organizadora. Ha publicado los libros, «Qhapaq Kuna... más allá de la civilización», en Cusco, 2002; «La Soberanía Vulnerada, la lucha por la independencia continúa», en Lima, 2005; dos ediciones de “Qhapaq Ñan, La Ruta Inka de Sabiduría” en español y una en inglés, en Lima con la Editorial Amaro Runa-CENES en el 2005 y en Quito en el 2005 con la Editorial Abya Yala y la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas para Pueblos y Nacionalidades del Ecuador. Son muchos sus artículos y ensayos en diferentes diarios y revistas del Perú y del extranjero, así como su gran difusión eN Internet; aportando de esta forma al desarrollo del pensamiento político y la cultura indígena del continente americano. Ha sido fundador de varias revistas de información y teoría de la resistencia indígena, destacando la internacional: «Pueblo Indio», vocero del Consejo Indio de Sud América, en la década de los 80, y la más reciente «Qhapaq Ñan es el camino», vocero del MASA, editadas en Lima, Perú.

PARTE DE UNA ENTREVISTA HECHA POR ENcontrARTE A JAVIER LAJO

¿Por qué es importante la resistencia cultural ante la invasión externa? ¿Qué significado tiene ello?
J.L. La resistencia frente a la incursión de una civilización predadora, cuya característica fundamental es la exclusión o la opresión de los “diferentes”, cuyo método de vida es la opresión del hombre por el hombre y cuyo “modo de producción” es la guerra y el “saqueo”, resistir es la única alternativa, pues no dejan margen de elección: o te integras a su suicidio lento o te matan rápido; ¿qué prefieres: la muerte rápida o la “muerte lenta”? Por lo menos en el proceso lento puedes tener un margen de tiempo para convencerlos de que no consumen su suicidio y que no “suiciden” al resto con ellos. Es una reflexión de conciencia colectiva, pero el occidental no la lee así, porque tienen una conciencia individualista. Como dice Evo: “Luchar por nuestra cultura e identidad es una opción de lucha por la vida”. Evo que está conduciendo un proceso pacífico de revolución cultural y democrática, dice lo mismo que Jorge Choque, líder de los ronderos ayacuchanos que derrotaron a Sendero en la década pasada. Cuando le preguntamos por qué cree él que los comuneros indígenas derrotan a Sendero y controlan a las FFAA, frenando una matanza que pasaba ya los cien mil muertos, su respuesta es directa y sin dudas sin cavilaciones, dice: Porque nosotros respetamos la vida… porque luchamos por la vida. (Ver:
http://www.nodo50.org/pachakuti/textos/hemeroteca/2007_1/entrv_j_choque.html)


ENcontrARTE: En América Latina estamos invadidos por una cultura que se superpone con
la nuestra propia, la ancestral: ayer Europa, hoy Estados Unidos, la historia es compleja.
Producto de eso existe un sincretismo bastante singular. El día de hoy, entonces: ¿a qué
llamar cultura latinoamericana? Y más aún: ¿cómo entender eso en Perú, uno de los países
de todo el continente con mayor porcentaje de población indígena?
J.L.: En Perú, la mayoría de nuestro pueblo no entiende aún todo esto. Después de los golpes y el exterminio de estos últimos cinco siglos, recién estamos recuperando la conciencia y la calma, que son procesos muy importantes. Sin embargo, ya existe felizmente una elite que entiende estas
cosas, más o menos. Nuestro continente ha sido invadido varias veces, así que no es la primera vez, y varias culturas invasoras han sido metabolizadas, “incluidas”, por la única civilización en el mundo que tiene estos mecanismos “incorporadores” de otras expresiones humanas: La cultura Quechua o Inka. Los que gusten tener una visión somera de esta “teoría”, pueden leer la “declaración de principios” y otros documentos del MASA, (ver web: Congreso Bolivariano de los Pueblos ). Estos sistemas, estilos y métodos Inkas, parten por entender el hecho simple, de que en un enfrentamiento entre seres humanos, no puede haber un solo ganador, sino que ambos contendientes deben ganar, porque esta es la única manera, la única forma que gane la vida y no
es difícil de entender, porque hasta animales como los lobos y a veces hasta los caimanes, lo entienden: que cuando el rival se rinde, no se le puede matar, y que cualquier rendición es momentánea, porque en el “contrario” también hay vida y muchas otras cosas valiosas y verdaderas. La “verdad” no está pues nunca en un solo lado. Este es un reduccionismo
monomaníaco. Eso de la “verdad” o “el bien” es un reduccionismo inútil y pernicioso, producto de una ética y moral monomaníaca, es un invento monopolizador de una parte del “par complementario”, para decir que esa parte “que es la verdad” les pertenece solo a ellos y que “los otros” son “los malos” que hay que matar, destruir; esto es complicado de explicar rápido, pero lo podemos hacer en otra oportunidad (Para los interesados algo pueden ir avanzando en
http://machaqmara.googlepages.com/javierlajo).
Por eso toda muerte “anticipada” es innecesaria,

eso, solamente lo hacen los “monomaníacos” suicidas que atentan contra su misma especie...


ADOUMde VAS ?? JORGE ENRIQUE





TENGO ENTRE LAS MANOS ESE RECUERDO Q DEJA EL LAPIZ
LA NOTICIA ME LLEGA COMO MOSCAS A LAS TRES DE LA TARDE

PIENSO EN COMO TUS "CUADERNOS DE LA TIERRA" ME ENSEÑARON, DE COMO LA MEMORIA VENCE A LA MUERTE AHORA SIENTO PORQUE ES NECESARIO ENCONTRAR OTRA CIUDAD REINVENTARSE POR LAS ESQUINAS...
TE HAS QUEMADO ENTRE LOS RECUERDOS DE LOS MENOS NEFASTOS
Y AHORA SOLO TE QUEDA SER EL RECUERDO DE PAPEL MANCHADO CON UNAS CUANTAS GOTAS DE FRESCA TINTA INDELEBLE
ADOUMDE VAS JORGE ENRIQUE
TAL VEZ A ESA OTRA CIUDAD
DONDE TRASVASAMOS LABIO A LABIO
Y ESPERAMOS Q LLEGUE EL SOL
PARA SEGUIR REAMANDO
O
A DARTE CUENTA Q LOS DEMAS EXISTEN

lo que quiere decir que estamos solos...



Salvador SEGUÍ (1887-1923) ANARQUISMO Y SINDICALISMO





Conferencia pronunciada en el la prisión del Castillo de la Mola (Maó - Illes Balears), 31 de diciembre de 1920
Es creencia general que el sindicalismo no significa nada. Los equívocos que alrededor de esta negación se han formado son tantos, y algunos de tal magnitud, que conviene, de una vez para siempre, deshacerlos, destruirlos.
Que el sindicalismo no es nada, no sería nada, sin la espiritualidad irradiada del anarquismo, como afirman algunos, es condicionalmente verdad. Pero sólo condicionalmente.
QUÉ ES EL ANARQUISMO. El anarquismo es una gradación del pensamiento humano. Diríamos, mejor, que es la gradación más alta del pensamiento humano. Es una consecuencia lógica de las diversas fases que, a través de los tiempos, han sufrido las ideas, pasadas por el filtro del sentimiento.
Todas las ideas no son nada sin las personas que las crean. Si las personas no las creasen, no existirían. Por lo tanto, pues, las ideas han sido determinadas por las personas.
La anarquí, repitámoslo, no es anterior al ser humano, porque si fuera así, los anarquistas dejarían de ser, espiritual y moralmente, lo que fueron y lo que son, para rendir culto fanáticamente a lo sobrenatural.
En este caso no se distinguirían los principios anarquistas de los deístas.
Y, precisamente porque las ideas son creadas por el ser humano, concebidas por el ser humano, tienen consistencia y valor humano. En caso contrario, ya lo hemos dicho, nada serían; nada valdrían. Serían, sí, un valor negativo. Serían una negación de la conciencia de las personas. Concretemos.
Cualquier idea que no pase o que no haya pasado por los procesos de la evolución no es más que elucubraciones mentales.
El anarquismo tuvo que pasar por este proceso evolutivo del que hablamos. Si no fuera así, no se concebiría la anarquía como manifestación humana.
Tenemos que tener en cuenta también otra cosa. Que todas las ideas, tanto las más modestas como las más atrevidas, han sufrido este proceso de evolución. Lo demuestra el hecho que ni una sola de las concebidas ha sido llevada a la práctica, se ha plasmado en realidad, en su concepción primitiva, en su integridad y pureza. Así las religiones; así todas las concepciones filosóficas, económicas y políticas. Así nuestras ideas.
Hasta incluso algunas, de la concepción a la realización, han dejado en el tránsito pedazos de sus principios.
Ahora bien. Con cuanta más fe luchemos y cuanto más integramente sea planteada la lucha, más pronto y más felizmente se llegará a la realización de las ideas. De lo contrario, tardarán más a realizarse cuanto más indiferentes seamos.
Pero tengamos en cuenta también, no lo olvideis, porque el desengaño sería funesto, que las ideas pierden la integridad de la concepción originaria, de la misma manera que todas las ideas se bifurcan, con tal que se puedan llevar a la práctica, más o menos tarde, por los nuevos caminos abiertos, el de realización más inmediata.
Una idea puede dar margen a nuevas concepciones ideológicas; a nuevas exposiciones. Puede ser motivo para crear organizaciones que, basándose en la concepción espiritual de la misma idea, cree de nuevas. Y aunque fundamentalmente no sean las mismas, no se pueden diferenciar en nada.
QUÉ ES EL SINDICALISMO. Eso pasa con el sindicalismo. Porque el anarquismo, asentemos esta afirmación, da lugar al sindicalismo.
El sindicalismo es la base, la orientación económica del anarquismo. Digamos que es la concepción. La anarquía no es un ideal de realización inmediata.
No lo limita nada. Por su extensión espiritual, es infinito. Para su implantación, no tiene lugar ni tiempo. En el orden social de las ideas, las personas no conseguirán dominarlo nunca.
Hagamos otra afirmación referente al anarquismo, y es: que siendo la concepción ideal de la vida de las personas, no llegará a tener realización, porque es una perfección tal de pensamiento que por tenerla hace falta pasar por fases del definitivo.
Al contrario de lo que ha pasado con las religiones positivas, que dieron formas tangibles a todo aquello que se propusieron que las tuviera, el anarquismo, por los motivos antes expuestos, no lo pude hacer.
Admitiendo que el anarquismo, a través de los tiempos, pudiera ser una realidad, no dudeis que -antes- dará margen a la creación de otras concepciones y otras escuelas, nacidas, evidentemente, de la concepción primitiva de la Idea.
El anarquismo no llegará a hacerse realidad en su verdadera filosofía. Sería tanto como definirlo y matarlo. Y eso, no.
El anarquismo no tiene un origen material. No nace en un punto para morir en otro. Es propio de la inteligencia y del sentimiento. Es la suma, como decíamos, de perfecciones humanas.
Por eso, anarquismo es ya individualismo. De la misma manera que aquel ideal en su integridad es individualista, hay también la concepción colectivista que acepta las cosas más fácilmente realizables del anarquismo.
Es innegable, por tanto, que nuestra organización, que el sindicalismo, es hijo espiritual del anarquismo ¿Y qué significado tiene el sindicalismo?
Históricamente, es el resultado y una condensación del proceso del pensamiento; ideológicamente, es la condensación del pensamiento al cual dieron vida los compañeros de la Interrnacional; práticamente es el arma, es el instrumento del Anarquismo para llevar a la práctica aquello más inmediato de su doctrina.
Dicen que el sindicato no es nada. Se niega el valor del sindicato. Esta afirmación es un error. El sindicato es. Es cerebro. Cerebro y brazo. No se puede comprender el uno sin el otro. Creo que los anarquistas pueden estar orgullosos si el sindicalismo y su instrumento, el sindicato, plasman en realidad alguna o algunas de las concepciones del Anarquismo. El sindicalismo tiende a usufructuar las prerrogativas que le son propias en el orden social.
Es claro que el sindicalismo no es anarquismo. Pero sí que es una gradación del anarquismo.
También se dice que el sindicalismo no tiene ideas propias. No es cierto. Es un error más en otra afirmación.
En los congresos celebrados en los años 1910, 15, 16, 18, 19, el sindicalismo llega a precisar que se amparará de los instrumentos de trabajo. Y cuando se habla de la idea práctica del comunismo, se dice que eso es anarquismo. Sí, bueno bien. Pero ¿de qué instrumento se valdría el anarquismo para conseguir la realización de su postulado económico? Del sindicato ¿verdad?
El anarquismo da alma y espíritu al sindicalismo. Pero que nadie dude que el sindicalismo es una promesa y una garantía para la precipitación de las ideas anarquistas.
¿Quién niega que el sindicalismo plantea y resuelve el problema económico, problema de los problemas? ¿Quién osará negar que el sindicalismo revolucionario y libertario, en su concepción económica, quién dudará, quién negará, repito, que sea el auxiliar poderoso y eficaz del anarquismo?
Helo aquí la virtualidad del sindicalismo. Por esta razón no estamos de acuerdo con los socialistas. Ellos hacen hombres que no creen en su personalidad.
Los socialistas, con la obra que realizan retrasan el momento de la posesión integral de las prerrogativas sociales de la humanidad. Mientras haya quien crea que los problemas no los hemos de resolver por ellos mismos, delante de ellos mismos, , sino que su solución depende de los otros, el ser humano no hará nunca nada. Quien crea en la organización es un esclavo.
La virtud del sindicalismo, como tiene ideas propias, es revelar y substituir los factores del capitalismo y de la burgesía.
La organización profesional del sindicalismo, orientado en un sentido revolucionario y libertario, se acerca al anarquismo.
Sindicalismo es la agrupación natural de los elementos de una misma profesión. Éste no solamente sustituirá los valores burgeses y capitalistas, de los cuales he hablado antes, sino que dará garantías de moralidad y personalidad no dadas, hasta ahora, por ningún régimen burgués.
El sindicalismo, digámoslo ya, es la avanzada del anarquismo.

SALUD Y ANARQUIA

AUTOORGANIZACION AUTOGESTION AUTODETERMINACION ,, LIBERTAD PARA TODXS

UNA MAS DE AQUELLOS SERES Q NUNKA ENTENDIO A dios

Han habido varios días, generalmente abril en junio. En masa han pasado dibujados con silencio y con los calcetines de fuera. Los miro, a veces, en medias o con los pies desnudos, dejando letras colgadas y vellos en el retrete. Ha habido, buenos, malos y fucsias. Como decía, la mayoría solo habitan en reducido espacio, porque prefiero podrirme en la miseria de mi mismo a reconocer la ausencia prolongada que será desde el futuro incierto en que la reconozca una constante. Sobre las letras , (supongo que también fastidia esa actitud de sílaba que se cree esdrújula) decía que se quedan colgadas de forma cadavérica las palabras. No las saco con frecuencia. Me las he tragado. Son amantes que pueden ser amigos, y las he guardado, día tras día en el sexo dela micro punta, la de siempre.

Ahora, aquí están. Se muestran en lapsos.

Se cuelgan, contaba, y es una manera romántica de no describir un vulgar suicidio. Así es como se dan las cosas. Inventemos una historia. Contemos algo sobre el silencio. Papel en mano, mano en esfero, esfero en papel. Letras y palabras anteriores, las presentes, las que aún no alcanzo a escribir, claro ejemplo. Pero lo que no ves gusano es el crimen, ira involuntaria y culpa en mano atravesando el guardapolvo. Suben despacio, cogen de repente una coma, la expanden y se la enredan. Saltan, voraces desde el tronco de madera que imaginan gigante y no es más que el filo del lápiz, o una página en blanco, nunca se sabe a ciencia cierta.

Solo queda sangre. Las he sacado del pubis de su madre para que queden colgadas y puedan darme por lo menos brevísimos segundos el placer de ver la muerte de un reducido yo mismo a través de un consuelo de miseria al ver mi miseria menos mía, para expiar con una muerte ajena los días absurdos que se pisan los pies y se muerden el llanto.

Se me muestran, Se me exhiben, se desnudan, y se matan. En este preciso instante la o final del preciso está extendiendo comas y saltando entre ojos vidrio azulados al inadmisible final del cuento, que contaba aunque no se den cuenta la simple cuenta de los días.